Quiero dar conciertos

Carta abierta de un profesor agradecido…

PRIETO CONEJERO: Preludio «Elevación», BACH: Preludio y Fuga nº 22 – I


Querido Jesús:

Para mí supuso una oportunidad única el poder guiarte como tutor de piano. Ahora, cuando encaminas tus pasos al Grado Superior, ahora percibo todavía más cómo la música es un juego de verdades infinitas.

Y una parte grandísima de cuantas ahora diviso surgieron gracias a tu intrepidez como compositor y como intérprete. ¡Y eso, en teoría siendo tú quien estuvo como alumno!

Te voy a echar mucho en falta. Continuaré a tu disposición, pero soy consciente de que llegarán a tu vida personas más relevantes que sacarán más partido de tu talento mayúsculo.

Sólo espero que continúes aunando recreación con creación. Las dos facetas complementan una única realidad. El misterio del estar en el mundo, y de esa belleza que trae consigo.

Gracias de nuevo, Jesús. Gracias siempre.